jueves, 8 de diciembre de 2016

Gracias Oscar

      Ayer estuve en la presentación de un libro. No era un libro cualquiera. Mi compañero de residencia Oscar presentaba su diario, su lucha diaria contra el cáncer.
         Conocí a Oscar cuando comenzamos nuestra residencia en Medicina de Familia en Medina del Campo, allá por el año 1993. Era el menor de los residentes de ese año en el hospital y quizás por ello el más querido y con el que más empatizamos todos, adjuntos y residentes. No finalizó con nosotros porque un accidente le impidió completar la residencia y hubo de recuperar los meses que perdió en su recuperación. Cada uno seguimos nuestros caminos y ocasionalmente coincidíamos. Supe de su dedicación a los demás, y no me extraño en absoluto, su dedicación a la colaboración, allá donde hiciera falta. Una de las veces que nos vimos me dijo: "tengo siempre la mochila preparada por si me llaman". ¡Y vaya si le han llamado!. A acudido a los terremotos de Haiti, Nepal, Sri Lanka...además de colaborar en multitud de campamentos de refugiados.
           Ayer hablando con él me dijo que la última carrera, antes de empezar el tratamiento había sido en Tordesillas, la última vez que le había visto. Desde entonces sus temores, angustias, miedos y esperanza las ha plasmado en un libro: Mi maratón contra el cáncer. La recaudación de la venta de este libro van dedicados a organizaciones dedicadas a los demás, como Oscar ha dedicado su vida: Amigos de Gambia, Bridge2 y el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca. 
            Estoy seguro que tu madre, a la que va dedicado el libro, y fallecida por cáncer está orgullosa de tu labor allá donde este.
             Un fuerte abrazo Oscar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario